Iniciar sesión Postula aquí

La sequía y diversas aristas.


El cambio climático y la erosión que provoca el hombre con sus diversas actividades están generando un complejo escenario con el acceso al agua en varios lugares del mundo. Si bien sabemos que no en todo el planeta basta abrir una llave para obtenerla, la sequía que ha ido en aumento ha secado pozos y agotado reservas de embalses. En Chile la situación no es diferente llevamos una década al menos esperando que se acaben los problemas de sequía, pero estos están lejos de abandonarnos y los más afectados han sido pequeños agricultores donde un estudio revela que un 60% no sabe si podrá continuar cultivando debido a las pérdidas o que no tienen tecnologías para el riego.

Para lograr adaptarse a las nuevas condiciones climáticas han aparecido diversos emprendimientos locales que están poniendo el hombro a esta situación por ejemplo en Petorca surge Eficagua quienes buscan eficiencia hídrica regenerativa, además de promover hábitos de consumo y conservación de este alimento. También hay soluciones desde la tecnología con una sonda agranimo que es un aparato de inteligencia microclimatica y que hace un registro de temperatura, humedad y cantidad de sol, pudiendo regular el riego según esto.

Así también habría que cambiar los alimentos que se están cultivando y la forma en que se ha hecho, hay variedades locales que se adaptan mejor a condiciones climáticas de sequía y hay cultivos que no deben trabajarse inundando el suelo. Dentro de esto el amaranto producto originario de México es resistente al estrés hídrico y tiene un alto valor nutricional en proteínas y aminoácidos, se esta probando la introducción de este grano para hacer frente a los cambios actuales.

Aún así con todo este escenario en las ciudades hay una falta de conciencia hídrica y desperdiciamos gran cantidad en nuestras actividades diarias, como por ejemplo lavado de loza o ropa o agua para nuestro higiene como el lavado de dientes o la ducha. En contraste con esto hay algunas tribus en áfrica cuyo aseo se limita a barro, grasa y humo, debido a que el agua es muy escasa y solo puede usarse para cosas realmente importantes como beber y la ganadería de la que dependen. ¿Cómo sería nuestra vida sin posibilidad de desperdiciar el agua? ¿Que hábitos cambiaríamos ?, quizá podríamos hacer el ejercicio de pensar que hoy es el día en que abrimos la llave y ya no sale agua y pensar como contribuir al cambio climático.

Finalmente me quedo recordando la novela Duna de Frank Herbet, donde nos contaba de un planeta que era entero un desierto Arrakis y era habitado por el pueblo de los Fremen quienes estaban adaptados a condiciones extremas de sequía y ellos no lloraban porque era un desperdicio innecesario de agua.

Último Post


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/yoimpactopositiv/public_html/wp-content/themes/dekaz/single-post.php on line 58

© 2020, Yoimpactopositivo - Todos los derechos reservados.

Diseñado por

Dekaz